Skip to Content

Category Archives: CORPORATIVO

¿Qué son los edificios inteligentes? Características esenciales

En pocas palabras, un edificio inteligente es todo aquel que pone la tecnología al servicio de las personas para gestionar y controlar de forma integrada y automatizada los espacios, a fin de que sean más productivos, confortables y seguros.

Aunque este tipo de inmuebles ya tienen un par de décadas de existir, sigue siendo importante conocer las características que los distinguen, independientemente de cómo están evolucionando al ritmo imparable de las nuevas tecnologías. En este artículo le compartimos una selección con 10 características esenciales.

1) Este concepto se adapta a todo tipo de edificaciones, tanto nuevas como las que se remodelan, ya sean residenciales, comerciales, corporativas e industriales. Así, centros comerciales, hospitales, hoteles, bancos, plantas de producción, museos, oficinas, bodegas y viviendas pueden convertirse en edificios inteligentes. 

2) Se diseñan y construyen con materiales reciclables y con sistemas que buscan alcanzar la máxima eficiencia; así como disminuir los impactos en el medioambiente.

3) Cuentan con sensores para recolectar, procesar y analizar datos procedentes de diferentes áreas y elementos, a fin de controlar en tiempo real su completo funcionamiento: aforo, niveles de dióxido de carbono en las estancias, consumos de agua y energía, funcionamiento de elevadores, temperatura, humedad, disponibilidad de estacionamientos, accesos, cámaras de seguridad, telecomunicaciones, etc.

4) Son eficientes en su consumo, pues el sistema de control, totalmente integrado, centralizado y automatizado, regula los suministros. De ese modo, los responsables pueden tomar decisiones informadas basadas en datos.

5) Los edificios inteligentes son flexibles en cuanto a estructuras, sistemas y servicios, adaptándose con facilidad a todos los cambios tecnológicos.

6) Ofrecen la oportunidad de mejorar la salud y seguridad de sus ocupantes, haciendo que su experiencia sea más agradable; además de optimizar la calidad de vida de quienes coexisten con la obra, mientras mantienen su rentabilidad.

7) Pueden contar con sistemas de recogida de aguas pluviales para usos sanitarios, paneles solares, programas de recuperación de residuos y depuración de vertidos; así como con jardines en fachadas, terrazas y techos.

8) Cumplen objetivos económicos tales como la reducción de costos de operación y mantenimiento, además del incremento de la vida útil del edificio. Al respecto, un artículo de la revista Construir indicó que “un 75% de los costos de los edificios se deben a la operación y mantenimiento, por tanto, se prevé que la digitalización permita un 20% de ahorro por año”.

9) Constituyen un mercado en rápido crecimiento. De acuerdo con el estudio “Edificios inteligentes: oportunidades clave, clasificación de competidores y pronósticos de mercado 2022-2026”, desarrollado por la consultora británica Juniper Research, actualmente existen 45 millones de este tipo de espacios y para el año 2025 veremos un 150% más, llegando a 115 millones de estos inmuebles en todo el mundo.  Dicha investigación también señala que el 90% de esos edificios inteligentes serán del rubro no residencial.

10) Finalmente, un edificio inteligente tiene un mayor valor en el mercado. En ese sentido, un estudio de Fortune Business Insight reveló que para 2026, las ganancias de la construcción inteligente, solo en Estados Unidos, sumarán USD$34.2 billones.

READ MORE

¿Qué le depara el 2022 al sector de la construcción?

Las repercusiones de todo lo ocurrido en 2020, tras la aparición del COVID-19, siguen impactando las distintas actividades económicas a escala local y regional. Así que, a solo semanas del cierre de este año, le presentamos una selección con cinco de las principales tendencias del sector de la construcción para el 2022.

Proyectos más sostenibles

Cada vez hay más desarrolladores inmobiliarios y clientes empresariales preocupados por la preservación del medio ambiente, enfocados en ahorrar recursos como el agua y la electricidad; que no solo esperan el uso de materiales eco eficientes, sino de los equipos, la tecnología y el mobiliario que reduzcan la huella ambiental cuando la infraestructura ya esté funcionando.

Productos prefabricados y fuera de lugar

El tiempo siempre ha sido un elemento decisivo para ejecutar un proyecto constructivo. Y con este tipo de recursos se ha comprobado que es posible asegurar la calidad, cumplir con la precisión geométrica, minimizar los desperdicios, además de que son fáciles de instalar.

Estos prefabricados permiten la construcción modular, es decir, un proceso en el cual se edifican elementos de una obra fuera de su emplazamiento para luego transportarlos y ensamblarlos. Un símbolo reciente de esta tendencia es el AC Marriot, el hotel modular más alto en la ciudad de Nueva York, cuyas 168 habitaciones distribuidas en 26 pisos se han construido una a una por separado.

Espacios multifuncionales, luminosos y flexibles

Estas características ya no solo aplican a las viviendas, sino también a los espacios corporativos y hasta para las naves industriales, cuya demanda ha aumentado tras el boom del comercio electrónico debido a la pandemia. Lo esencial en este sentido es ganar amplitud, aprovechar al máximo la luz natural y lograr una mejor fluidez entre los distintos espacios.

Digitalización de actividades constructivas

El internet de las cosas y la inteligencia artificial seguirán impulsando novedades como las siguientes:

  • Robots que realizan tareas repetitivas como colocar ladrillos, pintar o cargar.
  • Softwares en la nube para mantener la comunicación, la colaboración y el seguimiento en tiempo real.
  • Drones para monitoreo de avances e inspecciones de seguridad.
  • Sensores y rastreadores en chalecos y cascos para cuidar la salud de los trabajadores.

Y, por supuesto, no puede faltar la creciente utilización de exoesqueletos que van desde guantes eléctricos hasta trajes de cuerpo completo para mejorar la fuerza y la destreza de los operarios.  

Atracción y retención de trabajadores

Esta tendencia para el 2022 es una de las más decisivas pues la falta de empleados calificados puede frenar cualquier proyecto. Entonces, ante dicho desafío, las constructoras están ofreciéndoles salarios y prestaciones más competitivas, brindándoles mejores recursos de trabajo y apostando por capacitarlos constantemente.

Finalmente, mientras los costos de los materiales de construcción siguen aumentando, los principales actores de este sector nos enfrentamos al desafío de seguir innovando y de aplicar nuestra creatividad para diseñar y edificar obras que se alineen con estas tendencias en beneficio de clientes y usuarios finales.   

READ MORE

¿Cómo se están re inventando los proyectos de oficinas para el 2022?

“El coronavirus ha obligado a repensar dónde y cómo trabajamos” o “La pandemia ha probado que se puede trabajar desde cualquier lado”, son algunas de las ideas que circulan en internet sobre el presente y el futuro de las oficinas. Entonces, ¿qué podemos esperar para el 2022?

En primer lugar, es un hecho que desde antes de esta crisis sanitaria global ya estaba en marcha la transformación digital de las empresas. Pero, en solo 18 meses, dicho proceso se aceleró vertiginosamente; además de cambiar la forma en que los empleados ven y valoran tanto la seguridad como la higiene en sus espacios de trabajo.

Otro aspecto relevante ha sido el hecho de que el teletrabajo, a pesar de todas sus ventajas, con frecuencia ha impedido que los empleados logren separar su vida familiar de la laboral, o que cuenten con todos los recursos necesarios.

De hecho, muchos estudios en distintas partes del mundo están revelando que los colaboradores se inclinan más por modelos híbridos; es decir, aquellos que les permiten dividir su tiempo entre su hogar y su oficina, en lugar de permanecer solo en uno o en otro.

Por otra parte, también han aparecido oficinas en modalidad “plug & play”, dinamizando al sector inmobiliario con una propuesta que consiste en espacios listos para ocupar y usar, amueblados y equipados, incluyendo WiFi y tecnologías de videoconferencias; trascendiendo la entrega de obra gris (sin acabados) o llave en mano.

“La oficina ya no es solo un lugar”

Esta frase de Sundar Pichai, CEO de Google, refleja muy bien el auténtico cambio para el 2022 y los años venideros: los desarrollos inmobiliarios de oficinas seguirán existiendo, pero ya no solo para construir lugares a donde los empleados asisten para reportarse día tras día; sino auténticos espacios de encuentro creados para estimular la innovación y el intercambio de ideas.

Así, las oficinas se han transformado y ahora deben:

  • Asegurar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad; lo que puede significar una menor densidad del espacio.
  • Atender las necesidades de colaboración, concentración, coaching y formación del talento humano (sobre todo de los más jóvenes), que justamente son las actividades que el home office no les permite realizar.
  • Implementar tecnología que limite el contacto con las superficies que podrían ser focos de contagio.
  • Utilizar materiales fáciles de limpiar, desinfectar y mantener.
  • Tener buena ventilación que facilite la circulación de aire exterior.
  • Contar con sistemas de aire acondicionado que aseguren la buena filtración.
  • Ofrecer áreas de descomprensión que ayuden a los empleados a liberar el estrés, tomar un descanso y recargar energías.  
  • Incorporar espacios al aire libre, que han pasado de ser deseables a imprescindibles.
  • Lograr un balance entre los espacios que favorecen las interacciones, otros reservados para conversaciones más privadas o para hacer videollamadas; además de áreas que faciliten la concentración y el trabajo individual.
  • Ofrecer condiciones de arrendamiento flexibles, sobre todo cuando se dirigen a pequeñas o medianas empresas que son más vulnerables en estos tiempos de incertidumbre económica.
READ MORE

¿Quiénes son los neodesarrolladores inmobiliarios?

En un artículo anterior de este blog (que puede consultar aquí) explicamos el concepto PropTech, que consiste en la aplicación de distintas herramientas e innovaciones tecnológicas para optimizar o reinventar la forma en la que se relacionan los distintos actores del entorno inmobiliario.

Ahora, en ese mismo contexto, le presentamos a los neodesarrolladores, que es el nombre con el que se conoce a los desarrolladores inmobiliarios que trabajan en la planeación, construcción, comercialización y operación de un proyecto aplicando tecnologías de vanguardia.

Su surgimiento obedece, de manera especial, a estos dos factores:

  1. La urgente y creciente necesidad de hacer más eficientes los diferentes procesos de este sector tan competitivo.
  2. El cambio de comportamiento de los clientes y usuarios finales, con estándares más altos, que ya no quieren visitar salas de ventas, que buscan información en medios digitales; además de que desean vivir, trabajar y/o entretenerse en proyectos innovadores, amigables con el medioambiente en cuanto al uso del agua y la energía, que estén pensados para evolucionar en sintonía con sus intereses y necesidades.

Cambio de paradigmas

Hasta ahora, los neodesarrolladores se están distinguiendo por actuar como se detalla a continuación:

  1. Analizan los mercados integrándose con otras empresas de tecnología y datos.
  2. Utilizan la georreferenciación y la tecnología 3D para el desarrollo de prototipos visuales con sus equipos de arquitectos.
  3. Aplican poderosas herramientas de proyección financiera 100% online.
  4. Usan plataformas para optimizar la gestión de actividades, insumos y materiales.
  5. Trabajan con smart contracts, inteligencia artificial y short term rentals.
  6. Implementan procesos y aprendizajes de otras industrias.
  7. Priorizan la experiencia del cliente, sobre todo en términos de personalización y de usabilidad.
  8. Reconocen que ya no se trata de hacer negocios como siempre; para ellos el famoso “business as usual” no tiene sentido.
  9. Invierten constantemente en tecnología e innovación con miras a mejorar los tiempos, los costos y la calidad.
  10. Tienen la audacia y las ganas para redefinir las reglas del juego en su sector.

En definitiva, el mundo inmobiliario está cambiando a un ritmo vertiginoso a fin de atender un mercado cada vez más informado, sofisticado y demandante.

READ MORE

6 factores para definir la mejor ubicación de un centro de distribución

Hoy por hoy nadie duda que la ubicación de un centro de distribución sea del sector que sea, es fundamental para optimizar el manejo de todos los recursos; así como para asegurar tanto la productividad como la competitividad del negocio.

Por tanto, considerando que el coronavirus ha cambiado condiciones y reglas del juego en materia de comercialización de productos y servicios, de todo tipo, a escala global, ¿se ha preguntado si su centro de distribución está ubicado en el lugar correcto? ¿Los costos se han elevado mucho? ¿O el tiempo entre el despacho y el punto de venta es demasiado largo?

Entonces, si se ha planteado alguna de estas interrogantes u otras relacionadas, en este artículo le presentamos una selección de 6 factores que debe considerar al momento de decidir la ubicación de este tipo de instalaciones.

Por definición, un centro de distribución es una infraestructura dedicada a almacenar productos que, desde ahí, se reparten al comercio mayorista o minorista, e incluso directamente al consumidor final.

Así, la localización de estos espacios logísticos debe tener en cuenta:

1) El producto: si es solo uno o hay diferentes tipos, características principales de los mismos, su durabilidad y el tipo de manejo que demanda. Por ejemplo, productos perecederos como las frutas y las verduras frescas, requieren instalaciones más próximas a los puntos de venta. Mientras que los no perecederos, comúnmente, no exigen almacenes muy cercanos a los lugares donde se comercializan. De igual modo, el grado de transformación que requieren es relevante. Así, un nivel bajo se limitará a tareas de clasificación y envasado; mientras que los niveles medio y alto implicarán procesos para desarrollar varios productos diferentes. 

2) La demanda: cantidad y localización de los distribuidores y/o consumidores; así como el número, frecuencia y tamaño de los pedidos, la estacionalidad de las ventas y la velocidad de entrega requerida o prometida.

3) Las rutas y medios de transporte: tanto en lo que se refiere a la red disponible (ya sea propia o subcontratada), como en lo que respecta al desarrollo urbanístico de la ciudad, zona o del país entero.

4) El terreno: área, topografía, condiciones ambientales y legales, así como los servicios y seguros que se necesitarán.

5) Las condiciones internas y externas de la infraestructura requerida: accesos, seguridad, alturas, pisos, iluminación, distribución de columnas, climatización, equipamientos para la manipulación de mercancías y/o materiales; además de otros factores relacionados con las actividades y procesos tecnológicos que ahí se realizarán. Es decir, recepción de mercancías, control de inventarios, organización del transporte, procesamiento y preparación de pedidos; además del tipo de servicio al cliente que se brindará.

6) La competencia: la ubicación de sus respectivos centros de distribución, y la eficiencia que esta implica en los productos y servicios que ofrecen.

READ MORE

¿Necesita una sala de reuniones inteligente?

¿Cuántas reuniones tienen en un día normal? ¿Un par? ¿Cuatro? ¿Más? O tal vez tiene jornadas maratónicas, con reuniones seguidas una tras otra, casi sin respiro.

En consecuencia, es probable que también esté muy familiarizado con distintos tipos de dificultades de conexión; además de las desgastantes pruebas de audio y/o video que roban valiosos minutos a colegas, clientes, proveedores, socios o inversionistas.

Debido al COVID-19 los viajes de negocios se han limitado mucho, ya sea por seguridad sanitaria o por recortes presupuestarios; entonces, empresas de diversos tipos y sectores han identificado la necesidad de contar con salas de reuniones inteligentes.

Por definición, estos espacios deben propiciar el diálogo, el intercambio de ideas, la difusión de información y la colaboración. Y, precisamente, las salas de reuniones inteligentes se distinguen por contar con dispositivos que automatizan funciones clave para el desarrollo del trabajo.

Funcionalidad, eficiencia y modernidad

Independientemente de su tamaño o forma, para diseñar y acondicionar salas de reuniones inteligentes hay diversos requerimientos como los que se enumeran a continuación, para los que, idealmente, debería contar con asesoría profesional:

  • Instalación de internet de alta velocidad.
  • Adecuación de conectores de energía, audio, datos y voz, sin tener cables desordenados o enredados; lo que no solo es un requisito estético, sino también de salud y seguridad ocupacionales.
  • Adquisición de mobiliario funcional, con mesas y sillas ergonómicas que, además, estén en sintonía con la imagen de la compañía.
  • Aseguramiento de la privacidad acústica en techos, pisos y/o paredes.
  • Incorporación de sistemas elevables y abatibles, pues de esa manera las pantallas, cámaras, proyectores y altavoces pueden permanecer discretamente ocultos mientras no se usan, aunque siempre estarán accesibles.
  • Uso de dispositivos y recursos con tecnología de punta como los siguientes:
  • Pantallas y/o proyectores de alta resolución.
  • Sistemas inalámbricos para mostrar en pantalla el contenido desde cualquier computadora a través de sincronización automática, lo que a su vez permite una mejor protección contra virus informáticos.
  • Pizarras digitales, que permiten la interacción con las imágenes proyectadas.

En este contexto, es conveniente que recuerde que el objetivo primordial debe ser la creación de un entorno confortable, tranquilo e intuitivo para todos los usuarios; lo que también conlleva facilitar el control de la iluminación, la temperatura y hasta de las cortinas y las persianas. De ese modo, este espacio podrá adaptarse a las distintas necesidades, situaciones y hasta preferencias.

READ MORE

¿En qué consiste el hot desking y el hotelling?

Para hablar de estas dos opciones de entornos en la oficina, imagine el caso de Julia, ejecutiva de ventas en una gran empresa. Ella, al llegar a su trabajo, revisa la lista de escritorios disponibles o se conduce directamente al espacio que reservó con antelación por medio de una app, para así iniciar su jornada que, tal vez, no será de ocho horas presenciales en el mismo lugar. Así funcionan el hot desking o el hotelling, respectivamente.

La aparición del COVID-19 aceleró la tendencia del teletrabajo; pero también el auge de modalidades híbridas, más flexibles como estas. Y aunque en el contexto centroamericano la situación de Julia puede parecer solo la escena de una película de moda, esto ya es una realidad en organizaciones de todo tipo alrededor del mundo.

Flexibilidad para trabajadores nómadas

Antes de 2020 se consideraba que solo los millennials valoraban poder elegir cuándo y cómo acudir a una oficina; pero, debido a la pandemia, esa perspectiva ya no se limita solo a los empleados más jóvenes.

Y cuando se trata de hot desking y hotelling hay un factor clave: están especialmente dirigidos a los colaboradores que, por la naturaleza de sus trabajos, no necesitan pasar en una oficina de la mañana a la noche, un día tras otro. Por ejemplo, vendedores, algunos gerentes o, en las industrias creativas, los productores audiovisuales y ejecutivos de cuentas. A este tipo de personas también se les conoce, hoy en día, como trabajadores nómadas.

Comencemos ahora con el hot desking. En particular, este se refiere a una forma de laborar y, sobre todo, de usar el espacio en una oficina que no funciona por asignación directa.

En consecuencia, el empleado puede elegir entre una variedad de espacios individuales o colectivos para laborar, sin instalarse en ninguno de forma definitiva.

En este caso, también pueden darse asignaciones rotativas, basadas en turnos o por orden de llegada, cada día o incluso en horarios determinados.

En función de lo planteado hasta ahora, la principal diferencia del hotelling radica en que los empleados pueden reservar con anticipación el escritorio, la sala de reuniones u otro espacio que quieren utilizar, incluso para un plazo mayor a solo unas horas o un día. Y pueden hacerlo con el apoyo de un servicio presencial, o por medio de una aplicación móvil. De hecho, funciona parecido a las reservaciones en los hoteles, y de ahí proviene su nombre. Por tanto, conlleva un mayor orden y control.

Ventajas y aspectos a cuidar

Tanto el hot desking como el hotelling pueden generar ahorros significativos para las empresas en términos de obras y de mobiliario; aunque siempre hay que acondicionar los espacios para estas modalidades de trabajo.

Por otro lado, favorecen la socialización y el trabajo colaborativo, más allá de áreas o departamentos.

Pero, de igual modo, representan algunos inconvenientes como la falta de privacidad para ciertas actividades, o el riesgo de que algunos colaboradores se queden sin lugar, específicamente en el caso del hot desking, para las fechas y horarios en las que todos sus compañeros “móviles” también decidan llegar a la oficina.

Entonces, ¿cuál cree que le conviene más a una organización como la suya?

READ MORE

5 errores comunes en el diseño de oficinas

¡Por fin cambiará su espacio de trabajo o replanteará el que ya tiene! Es probable que lo haga motivado por las nuevas exigencias derivadas del COVID-19, o por un entorno comercial más retador. De cualquier manera, las ideas que le presentamos a continuación le ayudarán a evitar errores en el diseño de su oficina que pueden resultarle caros en tiempo y dinero.

Además, cuidar la planificación y ejecución de un proyecto de esta índole puede ayudarle a:

  • Aprovechar todavía más el espacio disponible.
  • Mejorar la productividad, creatividad, confort, comunicación y motivación de sus empleados.
  • Identificar nuevas oportunidades de ahorro y eficiencia en el uso de diferentes recursos.

Por tanto, haga todo lo posible por evitar equivocaciones como las que se enumeran a continuación:

1) No analizar bien las características del espacio:

En este sentido, las dimensiones son esenciales. No obstante, esos datos en sí mismos no sirven para nada hasta que los examina en función de aspectos como los siguientes:

  • Cantidad de colaboradores.
  • Funciones y necesidades tanto individuales como grupales de cada uno de ellos.
  • Materiales y equipos que deben tener a la mano.
  • Cantidad y ubicación de puertas, ventanas y conexiones.
  • Altura del techo.
  • Necesidades de almacenamiento.
  • Requerimientos específicos para la atención de clientes y/o proveedores.

Así, tras un estudio inicial, el nuevo diseño tendrá que darles a sus colaboradores y visitantes los espacios idóneos para sus actividades a lo largo de cada jornada.

2) No cuidar la iluminación:

En el numeral anterior se habló de considerar la disponibilidad de ventanas, sobre todo para hacer el mejor uso de la luz solar que tiene el poder de asegurar el bienestar de los usuarios. No obstante, en la mayoría de casos no se puede prescindir de la luz artificial, por tanto, hay que planificarla bien para cada puesto de trabajo, prefiriendo luminarias LED suaves que eviten impactos negativos como fatiga visual, migrañas y hasta ansiedad.

3) Descuidar la salud auditiva:

Ruidos y sonidos no deseados pueden dificultar la concentración, poner en riesgo algunos procesos y hasta comprometer la confidencialidad de la información. En consecuencia, lo mejor es conocer bien las distintas alternativas de materiales y acabados para techos, pisos y paredes a fin de contrarrestar la contaminación acústica.

4) No considerar la ergonomía:

Y esto va más allá de solo las sillas ajustables que, por supuesto, deben brindar el soporte correcto para espalda, brazos y piernas.

La ergonomía también debe aplicarse en la selección de escritorios, estantes y archiveros para el almacenamiento.

5) No tomar en cuenta sus proyecciones de crecimiento:

Ciertamente, las crisis de toda índole son una constante en casi todos los sectores empresariales; pero eso no significa que su organización no podría ampliar o diversificar sus actividades dentro de un par de años, por ejemplo. Por tanto, el diseño de su oficina debe considerar sus necesidades presentes y también las de un futuro próximo. De lo contrario, tendrá que invertir en un nuevo cambio más pronto que tarde.

En definitiva, para atender cada uno de estos factores es recomendable que cuente con un equipo interno especializado o con expertos externos que le asesoren de principio a fin.

READ MORE

Aumento de precios internacionales y su impacto en el desarrollo inmobiliario: análisis sectorial

Al cierre del pasado mes de mayo, la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios de Guatemala (ADIG), con el patrocinio de Qualicons, decidió abordar el siguiente tema durante su webinar mensual: “El aumento actual en los precios internacionales y su impacto en el desarrollo inmobiliario”.

Para ello se contó con la presencia de los siguientes invitados:

  • Paulo De León, director de Inteligencia Económica y Financiera en Central American Business Intelligence – CABI, una empresa que brinda consultoría y análisis de datos económicos, financieros y sociopolíticos de más de 11 países de Latinoamérica.
  • Teddy Lemcke, gerente de Triángulo Norte en Durman by Aliaxis, compañía dedicada a la fabricación y comercialización de productos de PVC y otros termoplásticos.
  • Jacobo Alvarado, director en Corporación Aceros de Guatemala, organización que tiene operaciones desde Belice hasta Costa Rica como el mayor fabricante de dicho material en la región.

En esta ocasión, el evento virtual se desarrolló en dos partes: primero se compartió una presentación con datos relacionados con el panorama general del incremento de precios en el mundo, a cargo del representante de CABI. Luego, en el segundo segmento, se desarrolló la discusión a partir de la información proporcionada previamente, y los participantes compartieron sus experiencias en función de lo que se ha vivido y se ha analizado en sus respectivas organizaciones.  

Un problema macroeconómico mundial

Como parte de su presentación, De León detalló que los precios internacionales de los commodities se encuentran, en promedio, hasta un 57 % arriba de los niveles pre COVID-19 en el año 2020. Además, señaló que dicho incremento es generalizado, pues se trata de un problema global que no respeta sectores, commodities, ni países. 

Por otro lado, los datos de CABI reflejaron que los precios al principio de la pandemia se cayeron abruptamente debido al shock de demanda negativo (aumento de ahorro). No obstante, ahora los precios son 105 % superiores a los niveles mínimos que se dieron meses después de que iniciara la crisis sanitaria por el coronavirus. Y, hoy por hoy, ningún commodity se encuentra por debajo de esos niveles.

“Algunos comentaristas dicen que los precios están subiendo porque bajaron mucho durante la pandemia, eso no es así. Los precios ya están arriba del nivel pre-pandemia, es un fenómeno que supera los niveles de la pandemia. La inflación ya nos está pegando, y la respuesta está en los Estados Unidos porque son ellos los que están originando este gran problema de la inflación, específicamente, las políticas económicas del presidente Biden”, afirmó De León. 

Perspectivas del sector inmobiliario

Luego de la presentación con el detalle de información macroeconómica, comenzó la discusión entorno al impacto y la relación con el sector inmobiliario.

Al respecto, Jacobo Alvarado comentó: “Los aceros se han visto afectados por el incremento de precios a nivel mundial. Al inicio de la pandemia hubo una disminución de precios; sin embargo, desde octubre del 2020 ha habido una escalada de precios hasta de un 95% de incremento, aproximadamente. Pero en Guatemala y Centroamérica todavía no se ha trasladado el total de ese incremento al mercado; hay mucha materia prima que aún no ha ingresado a Guatemala con las nuevas alzas, por eso es que los movimientos en el mercado local no han sido muy bruscos todavía”.

Ante la pregunta del moderador de ADIG, Diego Rivera, sobre las razones para el incremento de precios de los productos de Durman y de Aceros de Guatemala, en el caso del primero, Teddy Lemcke enlistó aspectos como: plantas que han tenido problemas de producción desde que inició de la pandemia por temas de seguridad del personal, aspectos climatológicos como las tormentas en el Golfo de México; así como algunos problemas de transporte y logística.

Por su parte, el representante de Aceros de Guatemala apuntó factores como los siguientes: cierre de muchas minas y productoras de hierro cuando empezó la crisis por el coronavirus, el incremento de precios en el ámbito logístico para la llegada del producto a Centroamérica; así como cambios en la política de comercio exterior de China, que es uno de los grandes consumidores de acero a escala global.

Al respecto de las circunstancias mencionadas previamente, Lemcke reconoció que, aunque en su caso persiste la dificultad de mantener abastecidos los mercados, están trabajando para encontrar la mejor manera de enfrentar la situación. Mientras que Alvarado explicó que como Aceros de Guatemala aún tiene mucha materia prima local, no creen que ocurra un desabastecimiento.

Y para finalizar, los dos participantes empresariales manifestaron que esperan una leve nivelación de los precios hacia abajo, aunque muy probablemente no llegarán a los mismos del 2019 o 2020.

READ MORE

Distribución de su oficina: criterios básicos

En pocas palabras, la distribución de su oficina se refiere a cómo se disponen físicamente los espacios de trabajo tanto para el desempeño de su equipo humano como para la atención de clientes y aliados estratégicos.

Entonces, en dicho contexto, los dos objetivos fundamentales que deben guiarle en dicha tarea son: promover un ambiente agradable y aumentar la eficiencia de los procesos.

Y en ese mismo sentido, debe cuidar la correcta distribución de los espacios de trabajo, alineándola con el quehacer de su organización, porque esta tiene el poder de incidir en la circulación de personas y recursos, en las interacciones y flujos de comunicación; así como en la motivación y la comodidad de sus empleados.

A partir de todos esos beneficios, a continuación, le presentamos una selección especial de 11 criterios que suelen observarse y estudiarse para decidir cuál es la distribución ideal en cada caso particular:

  1. El tamaño del área total disponible.
  2. La forma de dicha área.
  3. Las características de dicha área en cuanto a ubicación, paredes, puertas, ventanas, columnas, escaleras, etc.
  4. El número de colaboradores que debe albergar el espacio.
  5. La naturaleza, volumen, frecuencia y/o tipo de las funciones asignadas a cada área, departamento y/o empleado, procurando tener en cuenta una secuencia lógica.
  6. La cantidad y tipos de procesos que se desarrollan, con el propósito de evitar líneas de trabajo mezcladas.
  7. La forma en la que la empresa ha dispuesto que debe llevarse a cabo la supervisión de las diferentes tareas.
  8. Las relaciones tanto interpersonales como operacionales que se deben propiciar entre los trabajadores y las diferentes unidades organizativas.
  9. El uso de diferentes herramientas y recursos tecnológicos, que repercuten tanto en la operación como en la movilidad de las personas en el día a día.
  10. Los requerimientos concretos en cuanto a iluminación, líneas telefónicas, redes de computación, baños, espacios de alimentación y almacenamiento, equipos de ventilación, elementos de separación, etc.
  11. La dinámica con respecto a posibles cambios en la estructura orgánica y funcional, de tal manera que la distribución permita introducir cambios con facilidad y agilidad a lo largo del tiempo.

En definitiva, la distribución de una oficina debe facilitar que cada empleado, sin importar su jerarquía, se sienta libre, tranquilo y capaz en el desempeño de sus funciones.

Adicionalmente, una correcta distribución es, en sí misma, una carta de presentación de la empresa para con sus públicos internos y externos; además de que incide en que se minimizan los riesgos y las lesiones, cuidando en todo momento la seguridad de quienes se relacionan con ella.

READ MORE