Skip to Content

Blog

¿Realiza una investigación de mercado para cada desarrollo inmobiliario?

La investigación de mercado sigue siendo uno de los primeros pasos para decidir sobre la inversión en un desarrollo inmobiliario, ya que define su viabilidad.

Entonces, en ese contexto, una investigación de mercado consiste en la recopilación y el análisis de información sobre el perfil de los futuros usuarios o propietarios; considerando también el entorno macroeconómico, las diferentes ofertas del mercado, así como la legislación vigente, entre otros factores de peso.

Y precisamente por lo anterior, el principal objetivo de un estudio de esta naturaleza es conocer a fondo a los que serán sus clientes, a fin de determinar si su proyecto inmobiliario tiene el potencial suficiente para ser rentable. 

Adicionalmente, algunos objetivos específicos pueden ser:

  • Conocer la conveniencia de introducirse o no en un mercado en concreto.
  • Identificar las características psicodemográficas de su público objetivo, incluyendo datos sobre su presupuesto disponible y sobre los criterios de selección en su proceso de decisión de compra.
  • Definir las preferencias, estilo de vida y necesidades de los usuarios en cuanto a un tipo de proyecto inmobiliario en particular.
  • Determinar tendencias y patrones de consumo con respecto a la compra o el alquiler de viviendas, espacios comerciales y corporativos, de almacenamiento o de usos mixtos.
  • Saber si hay factores de diversa índole que obstaculicen su inversión.
  • Testear diversas opciones de conceptos para su proyecto.

Y ya para entrar en acción, primero debe definir claramente un grupo geográfico o demográfico entre el que quiere posicionar su proyecto: qué tipo de inmueble será y para quiénes estará dirigido a partir de lo que sabe hasta ahora a cerca de sus actitudes, costumbres y motivaciones.

La recopilación de la información entre los futuros clientes puede efectuarse por medio de observación, encuestas y/o entrevistas en profundidad. Y, en este sentido, debe tener en cuenta que las técnicas cualitativas pueden permitirle comprender con mayor detalle los comportamientos y las percepciones.

Un análisis integral

Una investigación de mercado puede servir para lanzar un nuevo desarrollo inmobiliario, relanzar uno ya existente o para conseguir más clientes en cualquiera de esos dos escenarios; y para realizarla de manera efectiva, también necesita evaluar datos con respecto a:

  1. El mercado y las tendencias de forma general, así como el tipo de desarrollos disponibles, sus factores de éxito y lo que no ha funcionado para ellos.
  2. Las condiciones del terreno y de su entorno, incluyendo los costos por metro cuadrado, los servicios y la seguridad disponibles; así como la conectividad y las proyecciones de crecimiento de la zona.
  3. Los competidores y sus propuestas (conceptos, precios y condiciones de venta), considerando las similitudes y diferencias entre sus proyectos y el suyo. Un análisis profundo en este sentido le facilitará la identificación de nuevas oportunidades; así como de las ventajas competitivas que puede ofrecer.
  4. Las leyes específicas aplicables y su evolución; así como el marco regulador en materia medioambiental.
  5. El marketing que utilizan otras compañías inmobiliarias para promover y comercializar obras similares, sobre todo en redes sociales y sitios webs que puede consultar con libertad y detenimiento.

En definitiva, una investigación de mercado para desarrollos inmobiliarios requiere mucha paciencia y dedicación; sobre todo porque con ella sentará las bases para el éxito financiero de su proyecto, así como para el logro de los demás objetivos que se proponga. Por tanto, para obtener insumos de calidad recuerde que puede realizarlo por cuenta propia o subcontratar especialistas.

READ MORE

Internet Industrial de las Cosas (IIoT)

Al cierre del primer semestre del 2022 existen en el mundo 14.4 billones de dispositivos conectados a internet, de acuerdo con IOT Analytics. Entre otros aspectos, este dato demuestra el imparable crecimiento de lo que se conoce como Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés, Internet of Things), o más recientemente denominado Internet of Everything. Esto se refiere a los objetos de cualquier tipo que, gracias a su conexión con el ciberespacio, funcionan e interactúan entre sí, sin intervención humana. Y en este artículo, vamos a referirnos a una aplicación más puntual: el Internet Industrial de las Cosas (IIoT).

Hasta ahora, es probable que esté más familiarizado con el IoT en objetos de la vida hogareña, por ejemplo, aspiradoras, refrigeradores o cámaras de seguridad inteligentes.

En ese mismo sentido, el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) consiste en una red de sensores, máquinas y dispositivos conectados entre sí y a internet, que recogen y analizan datos para mejorar todo tipo de procesos industriales; por tanto, es uno de los factores que ha permitido el surgimiento de la industria 4.0.

Entonces, a continuación, le presentamos 7 funcionalidades del Internet de las Cosas en plantas de producción e infraestructuras industriales:

1) Aumento en la eficiencia de los procesos:

La maquinaria se automatiza y, en consecuencia, puede funcionar y monitorearse con mayor precisión de forma centralizada. De la misma manera, eso significa que es posible controlar varias instalaciones en diferentes ubicaciones.

Y como se reducen muchas tareas manuales, también disminuyen los riesgos asociados al error humano por agotamiento, despistes, variedad de criterios u otras causas. 

Por otro lado, las personas pueden enfocarse en otras actividades que requieren los valores agregados que solo ellas pueden aportar.

2) Mantenimiento predictivo y remoto:

Con el Internet Industrial de las Cosas (IIoT), una empresa puede conocer en todo momento la información necesaria para identificar un problema, investigar la solución y calcular el costo de esta.

Hay equipos y herramientas que deben funcionar dentro de ciertos parámetros de temperatura, humedad o vibración, por lo que el monitoreo permanente resulta crítico para su funcionamiento. Después de todo, por pequeño que sea el tiempo en que un equipo permanece inactivo, se generan pérdidas considerables que ahora es posible gestionar con mayor eficacia.

3) Monitoreo de flujos de producción:

El IIoT facilita el control en tiempo real de la calidad en la fabricación de los productos; por ese motivo, ha conquistado a sectores muy sensibles a este tema como son el farmacéutico y el de la alimentación.

4) Optimización de la gestión de inventarios:

Ahora es posible saber, en todo momento, dónde están los pedidos de materiales, las materias primas y los productos acabados, notificando oportunamente sobre cualquier problema o desviación. Adicionalmente, al enlazar la comunicación con los proveedores, todos los involucrados en la cadena de suministros pueden darle seguimiento al flujo de insumos y a los ciclos de fabricación.

5) Mejoramiento de la seguridad:

Porque detecta a tiempo cualquier falla que ponga en riesgo a empleados y operarios. Incluso existen wearables, que son dispositivos usables o vestibles, que alertan a los trabajadores cuando dejan de estar en condiciones o entornos seguros.

De igual modo, facilita el monitoreo de indicadores clave (KPIs) en cuanto a salud y seguridad ocupacionales, tales como: cantidad de lesiones, presencia de gases tóxicos, partículas en suspensión, temperatura, ventilación y frecuencia de las enfermedades o incidentes.

6) Reducción de costos:

La valiosa información en tiempo real que recopilan y procesan los dispositivos conectados a internet, permiten tomar mejores decisiones en materia de operación, producción o ventas. Asimismo, es posible eficientizar el consumo de energía pues el Internet Industrial de las Cosas (IIoT) permite realizar auditorías energéticas más precisas, a fin de identificar el consumo exacto de cada equipo y/o proceso en determinadas condiciones. Así, luego, pueden planificarse las operaciones para lograr el máximo ahorro posible.

7) Mayor conexión entre las personas:

Los empleados de distintas áreas tienen a la mano información valiosa y relevante que pueden procesar y examinar para definir acciones o cambios a partir de su trabajo colaborativo.

READ MORE

¿Sabe cómo definir si necesita una nave industrial?

¿El volumen de producción de su empresa ha crecido tanto que necesita nuevas instalaciones o cambiar las existentes? ¿Está sufriendo retrasos o dificultades en sus procesos industriales por deficiencias en la infraestructura? Entonces este artículo es para usted, pues repasamos una selección especial de los factores que debe considerar antes de seleccionar el diseño de una nave industrial, ya sea para una fábrica, bodega o centro de distribución.

En esencia, una nave industrial es una edificación que se diseña y construye para desarrollar actividades de manufactura, transformación, ensamblaje, almacenaje y/o distribución.

Así, para planificar un proyecto de construcción con esos cometidos, debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

a)

La situación económica de su compañía, sobre todo porque se trata de una inversión considerable por lo que debe conocer con precisión el monto disponible para ello.

b)

Las necesidades operativas de su negocio en cuanto a:

  • Dimensiones.
  • Capacidad de producción (cuando aplique).
  • Distribución de distintas zonas.
  • Altura.
  • Densidad de trabajadores, pues esto dictará la cantidad y tamaño de servicios para higiene personal, comedores y vestidores, etc.
  • Iluminación.
  • Ventilación.
  • Equipamiento, con respecto a su tipo, localización o posición al interior, peso, y otros requisitos especiales.
  • Sistemas de seguridad.
  • Normativas legales y/o regulaciones medioambientales.
  • Requerimientos sanitarios.
  • Tráfico vehicular interior.
  • Materiales constructivos que más se ajusten a sus exigencias específicas.
  • Etc.

Gracias a nuestra trayectoria de más de dos décadas en el sector de la construcción, sabemos que cada nave industrial es única y, por tanto, el tipo de productos y las actividades que acogerá son determinantes; así como si hay que reservar espacios para oficinas o es más importante contar con amplias zonas para maniobras, por ejemplo.

c)

La ubicación que ya tiene o que debe conseguir.

Cuando se trata del diseño de una nave industrial la localización ideal es aquella que toma en cuenta, una vez más, los usos que va a tener la nave industrial; y la distancia con respecto a puntos de venta y/o clientes, ya que esto último también incide en los gastos logísticos, tiempos de entrega y niveles de satisfacción con el servicio.

Y en ese mismo sentido son importantes la disponibilidad de agua y energía, por ejemplo; así como el estado de las vías de comunicación y transporte (carreteras, aeropuertos, vías férreas o puertos), que de igual modo definen la accesibilidad para proveedores y empleados.

d)

Las proyecciones de crecimiento para diez años o más, con el propósito de considerar desde ya su adaptación o ampliación en el futuro.  

e)

Y, por supuesto, el plazo en el que debe estar listo el inmueble.

Al examinar y tomar decisiones a partir de todo lo planteado en esta nota, asegurará que el diseño de una nave industrial realmente optimice sus procesos, asegurando el balance entre costos y beneficios y, de la misma manera, aprovechará durante muchos años todas las ventajas que se proyectaron al inicio.

READ MORE

¿Son importantes las amenidades en un desarrollo inmobiliario?

La ubicación y el diseño suelen ser elementos determinantes para cualquier proyecto inmobiliario. Y a ellos se han sumado, desde hace tiempo atrás, las amenidades, en tal medida que han dejado de ser un extra, o algo deseable, para convertirse en elementos indispensables.

Pero, exactamente, ¿qué son las amenidades? Este nombre se usa para referirse a los espacios o instalaciones comunes, dentro de las propiedades, que les dan confort y/o entretenimiento a sus ocupantes, o que les facilitan la vida de manera segura y con exclusividad, sin necesidad de desplazarse a otros lugares y, con frecuencia, sin tener que hacer pagos adicionales por distintos servicios.

En ese sentido, su importancia radica en que agregan valor, atractivo y prestigio a los inmuebles, además de que favorecen el balance entre vida y trabajo.   

En los proyectos de vivienda es cada vez más amplia la variedad de amenidades, e incluso, ahora tienen que ir un paso más allá, dando el salto para dejar de ser solo espacios para ofrecer experiencias. Entre las más destacadas figuran las siguientes:

  1. Parques y áreas verdes.
  2. Zonas recreativas para niños (de diferentes edades).
  3. Guarderías, que pueden incluir la realización de actividades lúdicas y/o educativas a cargo de expertos.
  4. Áreas pet friendly.
  5. Salones de usos múltiples para eventos con familiares y amigos.
  6. Gimnasios, incluyendo zonas para practicar yoga, baile o zumba.
  7. Asadores.
  8. Terrazas y/o sky lounges.
  9. Canchas deportivas (fútbol, baloncesto o tenis).
  10. Piscina, que puede ser olímpica, con carriles de natación, y que separen a los niños de los adultos.
  11. Pistas de jogging o hasta de hielo.
  12. Boliches.
  13. Campos de golf.
  14. Pistas para correr.
  15. Ciclovías.
  16. Fogatas.
  17. Espacios de trabajo y/o coworking.
  18. Cines o paredes para proyección de películas.

Creative Industrial Buildings

Resulta esencial indicar que las amenidades no se limitan solo a los inmuebles habitacionales, los espacios corporativos e industriales poco a poco también están incluyéndolas.

Y precisamente por eso nació el concepto de “Creative Industrial Buildings”, que abarca oficinas, pero, sobre todo, plantas de producción y centros logísticos. La principal razón para ello es el reconocimiento de que los empleados de estos sectores están demandando espacios de trabajo que les permitan reunirse y convivir.

En el mundo corporativo son muy conocidos los casos de Google o Facebook con distintos espacios para la recreación y la relajación de su gente: futbolitos, toboganes, minigolf, mesas de ping pong, áreas verdes y comedores totalmente equipados con distintas especialidades gastronómicas.

Después de todo, las tendencias más recientes en materia de atracción y retención del talento indican que mientras más felices y cómodos están los colaboradores, realizarán sus tareas con mayor eficiencia. Y esto se vuelve una exigencia sobre todo para los empleados más preparados.

Desde una perspectiva generacional, los millennials, al elegir un empleador, también están tomando en cuenta la calidad de vida en las instalaciones de trabajo.

Así, específicamente en los proyectos industriales, algunas de las amenidades que están siendo más populares son:

  1. Áreas de descanso para motoristas, mientras esperan que se carguen o descarguen sus unidades, que pueden incluir regaderas, vestidores, servicios sanitarios y comedores.
  2. Cachas deportivas.
  3. Planos de planta abiertos que fomentan y facilitan el trabajo colaborativo.
  4. Tiendas de conveniencia.
  5. Guarderías.
  6. Gasolineras.
  7. Hospedajes.
  8. Centros de capacitación.
  9. Áreas con servicios bancarios.
  10. Zonas verdes.
  11. Centros de negocios.
  12. Salas de reuniones en interiores y también en exteriores.

Sin lugar a duda, las amenidades están destinadas a atender las necesidades presentes y futuras de los usuarios, por lo tanto, representan a la vez una oportunidad y un enorme reto para los desarrolladores inmobiliarios.

READ MORE

10 etapas de un proyecto inmobiliario que debe conocer

Apartamentos, instalaciones industriales, oficinas, locales comerciales o casas, tanto para uso propio como para venta o alquiler, nacen con la meta de posicionarse y alcanzar los objetivos de rentabilidad o desempeño planteados originalmente. Y, en ese sentido, a continuación, le presentamos las 10 etapas de un proyecto inmobiliario que son esenciales para que cumpla con dichos cometidos.

Y aunque las detallaremos una a una, algunas de ellas sí son sucesivas mientras que otras pueden ejecutarse en un orden diferente, e incluso en paralelo.

1) Organización del equipo:

Esto significa escoger al talento clave para echarlo a andar, determinando las responsabilidades de cada persona y definiendo la estructura organizativa que marcará la dinámica del trabajo.

2) Planeación:

Todo comienza con una idea, una necesidad o con una oportunidad.  Y también con un terreno o propiedad que tenga la ubicación correcta y la vocación adecuada. Luego, debe prepararse un plan de negocios a partir de un estudio de mercado para evaluar la demanda, entre otros aspectos relevantes.

3) Redacción de contrato:

Este paso es fundamental para ejecutar correctamente el proyecto inmobiliario, fijando los plazos de la obra, el monto de inversión y las especificaciones técnicas, entre otros elementos esenciales según el tipo de inmueble.

4) Fondeo:

En esta fase, en función de un buen análisis financiero, del riesgo y del rendimiento, se decide si el proyecto se pagará con fondos propios, un préstamo bancario, el aporte de capital por parte de inversionistas o una mezcla de estas tres alternativas.

5) Diseño del proyecto:

En sintonía con el plan de negocios y con el mercado objetivo, los arquitectos proyectan los espacios.

6) Gestión de trámites y permisos:

Esta fase es fundamental para cumplir con todas las normativas vigentes de distinta índole, incluyendo las urbanísticas, fiscales y medioambientales.

Y con respecto a este último ámbito, es probable que deban realizarse estudios técnicos para asegurar que el proyecto sea sostenible y respetuoso con el entorno.

7) Construcción:

En esta etapa en particular, el desarrollador inmobiliario se convierte en cliente de la empresa constructora.

Y, considerando nuestra experiencia de más de dos décadas, podemos asegurarle que en esta fase la clave radica en lograr los objetivos del proyecto en cuanto a costos, tiempo y calidad. Y en este contexto, sistemas como BIM facilitan mantener un trabajo fluido y acorde con el cronograma establecido.

8) Comercialización:

Puede iniciar en diferentes momentos (preventa, por ejemplo); pero lo importante es que se realice cuando el proyecto ya esté planteado con claridad. Y para ello se requieren tanto un plan estratégico comercial como un buen equipo de ventas, que apoyen la atracción de prospectos y su conversión en clientes.

9) Entrega:

Esta etapa es mucho más que un trámite o una ceremonia, pues en ella se verifica que no existan defectos de mano de obra y que el resultado final corresponda con el diseño, todo lo cual se reflejará en un informe de entrega.

10) Operación-Administración:

Y llegados a este punto, se completan las etapas de un proyecto inmobiliario. De ese modo, tras echarlo a andar, es prioritario mantener las instalaciones en óptimas condiciones, atender las necesidades, intereses y deseos de los ocupantes y, cuando aplique, generar comunidad (sentido de pertenencia).  En definitiva, esta fase debe enfocarse en cuidar el valor tangible e intangible del inmueble a lo largo del tiempo.

READ MORE

Ideas básicas sobre la impresión 3D en la construcción

Desde hace mucho tiempo dejó de usarse solo en las maquetas de los proyectos y, a la fecha, ya ha demostrado su utilidad para fabricar diferentes tipos de elementos estructurales de cualquier forma y tamaño (muros, fachadas, cubiertas, columnas, mobiliario urbano o elementos decorativos); hasta obras completas como casas, edificios y puentes. Nos referimos a la impresión 3D en la construcción.

En pocas palaras, la impresión 3D en la construcción se refiere, precisamente, a construir piezas de gran tamaño y resistencia estructural desde cero, y capa por capa de acero, concreto, hormigón o de una mezcla de estos u otros materiales.

Hasta ahora, estos son los principales beneficios asociados con la impresión 3D en la construcción:

  • Permite reducir el tiempo para la finalización de un proyecto.
  • Consigue ahorros importantes debido a la utilización de cantidades más precisas de materiales.
  • Genera menos residuos, lo que a su vez significa una reducción en las emisiones al ambiente.
  • Mejora la salud y la seguridad de los empleados en las obras.
  • Conlleva una reducción en los costos de mano de obra debido a la automatización de las tareas.
  • Ofrece mayor flexibilidad ante cambios de último momento en el diseño, siempre y cuando ocurran antes de comenzar a imprimir.
  • Elimina la necesidad de usar moldes y encofrados.

No obstante, a pesar de todas estas ventajas, también existen importantes cuestiones aún por resolver, una de las cuales se refiere a la necesidad de que existan más profesionales capacitados en esta tecnología, tanto para diseñar como para operar los equipos y brindarles el mantenimiento correspondiente.

De cualquier manera, antes de concluir este artículo, queremos compartirle una selección de 7 curiosidades destacadas sobre la impresión 3D en la construcción:  

  1. Sus orígenes se remontan a la invención de la estereolitografía o SLA, por parte del ingeniero estadounidense Chuck Hull en 1986 que, por medio de un láser, convirtió resina liquida en material sólido.
  2. Estados Unidos fue el precursor de esta tecnología, precisamente en el sector de la construcción, a escala global.
  3. En el año 2004, el profesor Behrokh Khoshnevis construyó el primer muro mediante impresión 3D.
  4. En 2014, la ciudad de Amsterdan (Holanda) vio la edificación del primer puente con impresión 3D; luego, en 2016, se construyó de la misma manera la primera pasarela peatonal en Madrid (España).
  5. Los lideres europeos en este ámbito son los Países Bajos, Francia, Alemania, España, Reino Unido e Italia.
  6. En Dubai se ha aprobado una legislación para que en el año 2030 el 25% de las nuevas construcciones se realicen con impresión 3D.
  7. La Agencia Espacial Europea, en alianza con el estudio Foster & Partners, avanzan en el diseño de una casa en la Luna; mientras que la NASA tampoco se ha quedado atrás.
READ MORE

¿Qué es la producción industrial con conciencia ambiental?

El 5 de junio de cada año se conmemora el Día Mundial del Medioambiente desde 1973. Por eso, para este mes elegimos abordar un tema de gran interés entre muchos de nuestros clientes: la producción industrial con conciencia ambiental.

Independientemente del tamaño de las compañías, la producción industrial con conciencia ambiental significa, en principio, asumir la responsabilidad con respecto al cuidado del planeta.

En ese sentido, la producción más limpia comprende 3 grandes acciones que inciden en todo el ciclo de vida de los bienes, desde la obtención de las materias primas hasta el manejo de los residuos:

  1. Prevenir, controlar, atenuar, restaurar y/o compensar los riesgos e impactos para los seres humanos y el ambiente.
  2. Optimizar y minimizar los recursos y servicios utilizados para crear los productos.
  3. Incrementar la eficiencia operativa.

Las empresas que están apoyando esta manera de hacer negocios reconocen que toda cadena de producción es perfectible; así lo han interiorizado en su cultura corporativa para que se traduzca en acciones concretas, y no se quede solo en palabras o documentos internos.

En la práctica, la producción industrial con conciencia ambiental puede abarcar cambios operacionales rápidos y fáciles de implementar. No obstante, a partir de nuestra experiencia con los clientes de este sector, las empresas también necesitan adecuar sus instalaciones o construir otras completamente nuevas que les permitan tomar medidas como las siguientes:

  • Rediseñar distintos procesos, e incluso los mismos productos que se fabrican.
  • Modificar la tecnología en planta.
  • Hacer un uso más racional del agua.
  • Tratar y reutilizar las aguas residuales.
  • Realizar una correcta segregación, manipulación, almacenamiento y disposición de todo tipo de residuos.
  • Implementar planes de monitoreo de emisiones gaseosas; y también para convertir gases contaminantes en gases inocuos.
  • Instalar barreras de aislamiento acústico para disminuir los niveles de ruido.
  • Lograr que todos los espacios sean energéticamente sostenibles.
  • Reciclar para conseguir la recuperación total o parcial de la materia prima.

7 beneficios de peso

Cuando una empresa realiza una producción más limpia puede:

  1. Mejorar su productividad y rentabilidad, como resultado del mayor aprovechamiento de los recursos y de una mayor eficiencia en los procesos.
  2. Reforzar su posicionamiento, reputación y reconocimiento en los mercados.
  3. Fortalecer sus relaciones con comunidades vecinas, proveedores y socios.
  4. Ofrecer productos con valores agregados que motivan la compra de personas con mayor conciencia y preocupación por las condiciones del planeta. 
  5. Convertirse en un referente del buen desempeño ambiental a escala local, nacional o regional.
  6. Responder con mayor agilidad a los cambios en materia de leyes, normas y estándares ambientales, que han adquirido mayor relevancia frente a las amenazas de la contaminación y del cambio climático.
  7. Mejorar su ambiente laboral en materia de seguridad industrial, innovación y motivación. 
READ MORE

Industria 4.0: Nuevas tecnologías en sus procesos productivos

Interconectividad. Automatización. Datos en tiempo real. Estos son algunos de los principales cambios que genera la industria 4.0, un concepto que se refiere a integrar las tecnologías inteligentes con la producción y las operaciones físicas.

Entonces, además de tener la capacidad de afectar los procesos productivos de todas las industrias y sectores, puede transformar los productos, la cadena de suministros; así como las relaciones con inversionistas, proveedores y clientes.

Algunas de las innovaciones tecnológicas que están impulsando esta cuarta revolución industrial son: las herramientas de planificación de recursos empresariales (ERP), la robótica, la inteligencia artificial, la automatización, la computación en la nube y el internet industrial de las cosas (IIoT, por sus siglas en inglés).

Y como es natural, cada empresa debe identificar las que mejor pueden satisfacer sus necesidades específicas. En caso contrario, corre el riesgo de perder competitividad.

¿Cómo se aplica la manufactura inteligente?

Para ejemplificar mejor el impacto de la industria 4.0 en el día a día, veamos cómo cambian dos áreas específicas de una empresa.

Por ejemplo, en el área de mantenimiento, facilita el salto desde una gestión preventiva a otra predictiva, anticipándose a problemas o fallas que podrían surgir más adelante. Lo que también se traduciría en menores tiempos de inactividad de la maquinaria y en menores costos por reparaciones.

Y en lo que respecta a la cadena de suministros, permite que esta sea más ágil y eficiente, en tiempo real, con las tareas de transferencias, disposiciones, reclasificaciones y ajustes de activos.

En definitiva, todos los involucrados en el ciclo de vida del producto pueden compartir visiones informadas, enriquecidas y actualizadas de la totalidad de los procesos.

A la fecha, la consultora Deloitte ha identificado que los sectores que más han avanzado en la adopción de la industria 4.0 alrededor del mundo son: electrónica, manufactura, química, madera, logística-transporte, automoción y, por supuesto, ingeniería-construcción.

En dicho contexto, estas son algunas de las situaciones que suelen enfrentar las compañías para decidirse por la manufactura inteligente:

  • Mantener o mejorar la calidad de los productos.
  • Optimizar la satisfacción y la experiencia de los clientes.
  • Aumentar la eficiencia y rentabilidad.
  • Destacar en un mercado con competidores agresivos.

Así, entre los beneficios más reconocidos al adoptar un modelo de industria 4.0 figuran estos siete:

  1. Fortalecimiento del trabajo colaborativo entre los equipos de trabajo y departamentos, permitiendo a la vez una comunicación más directa y fluida para la toma de decisiones.
  2. Proactividad para abordar y resolver problemas potenciales.
  3. Reducción en los tiempos de producción.
  4. Mejor control del uso de todos los recursos.
  5. Mayor seguridad en los procesos.
  6. Menor generación de desperdicios.
  7. Atracción y retención del talento más joven.

Finalmente, a partir de lo planteado previamente, es vital reconocer, en primer lugar, que la industria 4.0 no solo consiste en invertir en tecnología y nuevas herramientas, sino en transformar la manera en la que una empresa opera y crece.

En segundo lugar, tampoco es necesario aplicar todas las innovaciones al mismo tiempo, solo las que vayan resultando más favorables.

Y, en tercer lugar, estas adaptaciones suelen requerir cambios en la infraestructura que acoge todas las actividades productivas. Por tanto, nosotros podemos apoyarle con la construcción o adecuación de sus instalaciones, ¡platiquémoslo!

READ MORE

¿Qué son los edificios inteligentes? Características esenciales

En pocas palabras, un edificio inteligente es todo aquel que pone la tecnología al servicio de las personas para gestionar y controlar de forma integrada y automatizada los espacios, a fin de que sean más productivos, confortables y seguros.

Aunque este tipo de inmuebles ya tienen un par de décadas de existir, sigue siendo importante conocer las características que los distinguen, independientemente de cómo están evolucionando al ritmo imparable de las nuevas tecnologías. En este artículo le compartimos una selección con 10 características esenciales.

1) Este concepto se adapta a todo tipo de edificaciones, tanto nuevas como las que se remodelan, ya sean residenciales, comerciales, corporativas e industriales. Así, centros comerciales, hospitales, hoteles, bancos, plantas de producción, museos, oficinas, bodegas y viviendas pueden convertirse en edificios inteligentes. 

2) Se diseñan y construyen con materiales reciclables y con sistemas que buscan alcanzar la máxima eficiencia; así como disminuir los impactos en el medioambiente.

3) Cuentan con sensores para recolectar, procesar y analizar datos procedentes de diferentes áreas y elementos, a fin de controlar en tiempo real su completo funcionamiento: aforo, niveles de dióxido de carbono en las estancias, consumos de agua y energía, funcionamiento de elevadores, temperatura, humedad, disponibilidad de estacionamientos, accesos, cámaras de seguridad, telecomunicaciones, etc.

4) Son eficientes en su consumo, pues el sistema de control, totalmente integrado, centralizado y automatizado, regula los suministros. De ese modo, los responsables pueden tomar decisiones informadas basadas en datos.

5) Los edificios inteligentes son flexibles en cuanto a estructuras, sistemas y servicios, adaptándose con facilidad a todos los cambios tecnológicos.

6) Ofrecen la oportunidad de mejorar la salud y seguridad de sus ocupantes, haciendo que su experiencia sea más agradable; además de optimizar la calidad de vida de quienes coexisten con la obra, mientras mantienen su rentabilidad.

7) Pueden contar con sistemas de recogida de aguas pluviales para usos sanitarios, paneles solares, programas de recuperación de residuos y depuración de vertidos; así como con jardines en fachadas, terrazas y techos.

8) Cumplen objetivos económicos tales como la reducción de costos de operación y mantenimiento, además del incremento de la vida útil del edificio. Al respecto, un artículo de la revista Construir indicó que “un 75% de los costos de los edificios se deben a la operación y mantenimiento, por tanto, se prevé que la digitalización permita un 20% de ahorro por año”.

9) Constituyen un mercado en rápido crecimiento. De acuerdo con el estudio “Edificios inteligentes: oportunidades clave, clasificación de competidores y pronósticos de mercado 2022-2026”, desarrollado por la consultora británica Juniper Research, actualmente existen 45 millones de este tipo de espacios y para el año 2025 veremos un 150% más, llegando a 115 millones de estos inmuebles en todo el mundo.  Dicha investigación también señala que el 90% de esos edificios inteligentes serán del rubro no residencial.

10) Finalmente, un edificio inteligente tiene un mayor valor en el mercado. En ese sentido, un estudio de Fortune Business Insight reveló que para 2026, las ganancias de la construcción inteligente, solo en Estados Unidos, sumarán USD$34.2 billones.

READ MORE

¿Cómo definir el concepto de un proyecto inmobiliario?

Actualmente, el concepto de un proyecto inmobiliario determina, en gran medida, su éxito comercial.

Ya quedaron atrás los tiempos en los que dicho concepto se creaba hasta el momento de planificar la campaña publicitaria del inmueble. Y, por supuesto, ahora ya se reconoce que el adagio “location, location, location” solo conecta con el valor percibido de una ubicación que, aunque es importante, no considera un elemento prioritario: el valor percibido emocional, centrado en el público objetivo.

Un proceso para conectar con los compradores u ocupantes

En términos generales, el concepto de un proyecto inmobiliario refleja su personalidad única; teniendo en cuenta las necesidades, deseos e intereses de los futuros usuarios. Y, en consecuencia, plantea cómo quiere hacerlos sentir gracias a sus principales diferenciadores, hasta el punto de que incluso puede lograr que paguen más de lo que calcularon. Así, el concepto de un proyecto inmobiliario encuadra su propuesta de valor.

Por ese motivo, su definición debe ser el resultado del trabajo conjunto entre todas las partes involucradas en el diseño, construcción y comercialización. Es decir, inversionistas, desarrolladores, arquitectos, constructores, interioristas, mercadólogos, entre muchos otros.

Entonces, para efectos de este artículo, le proponemos 4 pasos decisivos:

1) Realizar un análisis de la oferta y la demanda, identificando las mejores oportunidades. Así, es fundamental comenzar a esbozar el concepto en sintonía con las condiciones reales de la zona y del mercado.

2) Determinar los objetivos que se desea alcanzar con el proyecto, considerando factores como los siguientes:

  • Necesidades del mercado.
  • Disponibilidad física.
  • Vocación de la zona.
  • Estado de la competencia directa e indirecta.
  • Normativa vigente, etc.

3) Perfilar a los buyer personas del proyecto. Este concepto en particular, también llamado cliente ideal, consiste en una descripción, basada en datos reales, del comprador o usuario más adecuado para el proyecto.

En otras palabras, nos referimos al protagonista en el que hay que pensar para crear el concepto de un proyecto inmobiliario.

En este contexto las características demográficas como la edad, nivel educativo, ocupación y estado civil, por ejemplo, no son suficientes. Hay que ir más allá para identificar: metas de vida, preocupaciones, retos, responsabilidades, miedos y motivaciones que determinan sus decisiones de compra.

Y la forma más adecuada para recopilar toda esa información es a través de entrevistas con personas que tengan características y comportamientos similares; y que podrían tener un interés genuino en el proyecto inmobiliario que se está conceptualizando.

4) Formular el concepto que, básicamente, puede redactarse a partir de las respuestas a preguntas como las siguientes, siempre teniendo en mente al buyer persona:

  • ¿Qué necesidades atenderá?
  • ¿Qué lo hará atractivo para ellos?
  • ¿Qué queremos que sientan con el proyecto?
  • ¿Qué experiencias podrán vivir cuando el proyecto esté listo?
  • ¿Por qué ese proyecto es perfecto para ellos?

Por su misma naturaleza, este paso es iterativo, se va descubriendo y afinando sobre la marcha.

Y llegados a este punto, el concepto estará listo para impregnarse en todo el proyecto inmobiliario desde su diseño hasta su entrega y operación.

Finalmente, en términos mercadológicos, luego el concepto debe traducirse en mensajes que se difundirán por medio de un plan o estrategia a la medida. Entonces, los buyer personas serán los interlocutores directos, con quienes habrá que dialogar para mostrarles el valor del proyecto inmobiliario, comunicándoles por qué es ideal para ellos, respondiendo a sus consultas y aclarando sus dudas.

READ MORE