El diseño arquitectónico se enfoca en generar confort y bienestar en los espacios diseñados. De la misma manera, debe considerar la funcionalidad del espacio, así como el uso adecuado y cuidado de los recursos. El diseño sostenible tiene como objetivo generar espacios en donde todos los elementos funcionen en perfecta armonía, siendo respetuosos del medioambiente y del uso eficiente de los recursos. Sin embargo, existen aún muchos paradigmas alrededor de la construcción de proyectos inmobiliarios sostenibles; el costo y los cambios respecto a la forma tradicional de construir pueden incluso convertirse en impedimento para realizar una construcción sostenible.

Afortunadamente, poco a poco, estos desafíos van superándose y en la actualidad se diseñan proyectos que, desde su concepción, nacen con un enfoque en minimizar el impacto ambiental. Tal es el caso del proyecto Vía del Corso, ubicado dentro del desarrollo Tuscania, el cual se encuentra en el municipio de Zaragoza, en El Salvador. El concepto urbano de Tuscania fue concebido con base en un plan maestro ambiental, el cual tiene como prioridad contemplar propuestas que buscan el equilibrio entre el medio ambiente y los seres humanos; manteniendo un alto enfoque en el bienestar de sus usuarios y de las comunidades que le rodean. Para su diseño se analizó desde un inicio cómo el proyecto afectaría el entorno en el cual sería construido, y también se consideró cómo las características propias de dicho entorno influirían en la construcción y el funcionamiento del nuevo espacio.

El diseño de Vía del Corso respeta los espacios verdes, así como toda la naturaleza que rodea al proyecto. Los desplazamientos de un lugar a otro pueden realizarse caminando, con lo cual se minimiza el impacto negativo del tránsito vehicular.  Así mismo, al estar rodeado de naturaleza, la contaminación de la ciudad, el ruido y el estrés cotidiano no obstaculizan la sensación de bienestar para las personas en cualquier parte del proyecto.

Con el diseño sostenible buscamos colocar al ser humano en un espacio en el cual quiera vivir, trabajar y pasar su tiempo de ocio en armonía y bienestar.

Elección de Materiales

El enfoque sostenible debe estar presente durante todas las etapas de la vida del proyecto; incluso desde su concepción y particularmente durante el proceso construcción. Un ejemplo de ello en Vía del Corso fue la elección y uso de materiales, la cual estuvo delimitada a buscar elementos propios de la zona, que estuvieran cerca del sitio, con el fin de no provocar largos viajes para el transporte de los mismos desde lugares lejanos. Con ello se logró además un impacto positivo en el costo del proyecto. Así también, una consideración relevante fue el uso que se le dio a la arcilla o barro que se sacó del sitio durante el movimiento de tierras. Por lo general, a esta arcilla es desechada por no tener ningún uso en la construcción. Sin embargo, en Vía del Corso fue reutilizada de una manera innovadora: Después de ser tratada se utilizó como base para una de las lagunas artificiales que se encuentran en el sitio del proyecto. Dicho tratamiento hizo de la arcilla un material impermeable, razón por la cual a partir de la segunda laguna ya no fue necesario utilizar los geotextiles que se usaron en la primera.

Eficiencia Hídrica

El agua fue considerada desde el inicio como un elemento muy importante dentro de Vía del Corso, buscando la eficiencia hídrica. Para ello se prestó especial atención a dos factores principales:

  1. Eficiencia en el uso del recurso
  2. Reutilización del agua.

La laguna principal es un centro logístico en el cual se centralizan todos los procesos por los cuales pasa el agua.  El centro logístico incluye:

  • Laguna de retención: En ella se regula el caudal de salida del proyecto, y se reutiliza el agua.
  • Planta de tratamiento de agua: Permite que las aguas grises y negras sean reutilizadas una vez han sido tratadas y oxigenadas, con lo cual se optimiza el uso del recurso, y automáticamente se genera un ahorro económico por la adquisición de este.
  • Sistema contra incendios: Más de 4,400m3 de agua abastecen el sistema que es capaz de alimentar todas las áreas del proyecto en caso de incendio; eliminando así la necesidad de utilizar bombas de agua en cada edificio.
  • Distrito frío: Un chiller central que utiliza agua directamente de la laguna de retención para enfriar el aire acondicionado, consiguiendo con ello una mayor eficiencia energética en el proyecto, lo cual también puede traducirse en un ahorro económico considerable.
  • Agua de riego: La laguna de retención provee suficiente agua de riego para todas las áreas verdes dentro del proyecto, lo cual es un ejemplo de optimización de uso del agua.

 

La laguna de retención como centro logístico genera un ahorro de 82% de consumo de agua en el proyecto.

Además de ser una ventaja en el momento de la construcción, todo el ahorro generado por medio de la eficiencia hídrica se ve reflejado en la vida de los habitantes, quienes tendrán un menor impacto económico en el uso de agua y energía, colaborando así con su calidad de vida y capacidad de pago.

Desafíos Superados

 

Todos los aspectos de construcción sostenible fueron considerados en el diseño del proyecto desde sus fases iniciales, basándose en las normas de certificación de proyectos LEED. Esta decisión estuvo clara para los desarrolladores inmobiliarios desde el inicio. Sin embargo, un objetivo como este generalmente presentará dos desafíos cruciales:

  • Monto de inversión:

Durante la construcción de un proyecto diseñado bajo estándares de sostenibilidad, se generarán costos adicionales para incluir los elementos necesarios que permitan cumplir con dichos estándares. En muchas ocasiones, los costos extras pueden retrasar la toma de decisiones del desarrollador. Sin embargo, muchos de esos factores tienen el potencial de generar ingresos en el futuro, tanto en el proceso de construcción, como durante el tiempo que el proyecto esté en uso; con lo cual el gasto adicional se convertirá en una inversión inteligente que, además de reflejar ahorros e ingresos adicionales, permite que todos los elementos, incluidos sus habitantes, estén en armonía con la naturaleza y el medio ambiente.

  • Integración de todo el equipo de especialistas: Algunos especialistas aún tienen ciertos paradigmas en cuanto al diseño sostenible, con lo cual se alejan de considerar cosas que son diferentes a como ellos han hecho su trabajo Esto puede representar un desafío bastante grande, el cual debe superarse en equipo, sabiendo que la integración de todos los especialistas desde las etapas tempranas de diseño permitirá que las decisiones más importantes sean tomadas en consenso; con lo cual no surgirán sorpresas durante la ejecución del proyecto, etapa en la cual es mucho más difícil y costoso corregirlas.

 

Cuando ambos desafíos logran superarse, el proyecto seguramente funcionará de manera eficiente, generará ahorros considerables, e incluso tendrá el potencial de generar ingresos adicionales. Es así como muchos desarrolladores inmobiliarios están experimentando ya los beneficios de romper paradigmas tradicionales en cuanto a la construcción sostenible.

*Información proporcionada por

Arq. Giuseppe Angelucci